Boletín de SOMETCUBA

Volumen 5 Número 2

Agosto 1999


PRONÓSTICO ESTACIONAL DE LA ACTIVIDAD CICLÓNICA EN EL ATLÁNTICO, EL GOLFO DE MÉXICO Y EL MAR CARIBE

Conclusiones y recomendaciones

Con la inclusión en la muestra dependiente de las últimas temporadas activas las ecuaciones son más representativas del período activo que se ha iniciado en la cuenca atlántica.

Como novedad de este trabajo se tiene la predicción de la cantidad de ciclones tropicales a desarrollarse en el Golfo de México y el Mar Caribe. Con los pronósticos para el Caribe y para el resto de la región (CT – Car) de forma independiente, se pueden realizar predicciones de carácter climatológico para Cuba.

El predictor relacionado con el evento ENOS es el de mayor aporte en todas las ecuaciones en que intervino, lo que confirma que éste es el factor modulador fundamental de la actividad ciclónica en el Atlántico Norte. El índice que caracteriza al evento ENOS no fue seleccionado en la ecuación de predicción para el Caribe, pero se demostró que el mismo tiene cierta influencia en la ciclogénesis de esa área, por lo que se recomienda que sea considerado como un factor de ajuste en estos pronósticos.

Se confirmaron los resultados obtenidos en el método anterior con respecto a la influencia favorable para el desarrollo e intensificación de los ciclones tropicales, que tienen la presencia de la fase oeste de la Oscilación Cuasi Bienal del viento zonal estratosférico y la intensidad del anticiclón subtropical del Atlántico en abril.

La temperatura del mar en el área de mayor frecuencia ciclogenética en el Atlántico resultó seleccionada como el predictor fundamental para el desarrollo de los ciclones tropicales en el Caribe.

Los mejores resultados se obtuvieron con las ecuaciones que predicen la cantidad de organismos nombrados en toda la cuenca atlántica y de huracanes. En general, los resultados de todas las ecuaciones pueden considerarse como aceptables, por lo que se recomienda la introducción a la práctica del método de pronóstico estacional presentado. No obstante, se debe continuar trabajando en esta línea para perfeccionarlos más, fundamentalmente en los pronósticos para el área del Caribe dada la importancia que tienen para Cuba estos predictandos.

La inhabilidad para determinar si un evento ENOS estará en evolución durante una temporada y cuán intenso será, sigue siendo en este método una fuente de degradación en la fase operativa. Esto se puede enmendar con una actualización del pronóstico en el mes de agosto, si las condiciones del evento son discernibles. En los casos de actualizaciones, para los ajustes se deben considerar las características climatológicas.

Referencias WB01512_.gif (115 bytes)


Autoría del Boletín: faustino
Copyright © 1998 Sociedad Meteorológica de Cuba
Última modificación: July 20, 1999

Homepage Institute of Meteorology
Acerca de este Boletín
Contáctenos
Sociedad Meteorológica de Cuba