Boletín de SOMETCUBA

Volumen 5 Número 2

Agosto 1999


El naufragio del "María Herrera". Memoria de un desastre

por el Lic. Luis Ramos Guadalupe, Sociedad Meteorológica de Cuba


Introducción

A partir del llamado "Descubrimiento de América" en 1492, un creciente número de buques comenzó a cruzar los mares para hacer posible la comunicación y el comercio entre el Viejo y el Nuevo Continente. Cuba, centro del sistema de flotas, y en particular La Habana, ocupaban un lugar de primer orden en el tráfico marítimo.

En el siglo XIX, las antiguas carabelas, bergantines y galeones, fueron gradualmente sustituidos por buques de vapor. El metal y las calderas reemplazaron al crujiente maderamen y a la lona de las velas. Los buques se hicieron más resistentes.

Pero el Océano Atlántico y el Mar Caribe suelen ser escenario preferido por los ciclones tropicales, especialmente durante los meses de junio a noviembre. Para hacer frente a estas poderosas tormentas, no siempre suelen ser suficientemente resistentes las naves; aun aquellas construidas en la forja y propulsadas por máquinas de vapor.

Así, la historia de Cuba recoge el testimonio del naufragio del vapor-correo español "Valbanera", ocurrido en 1919 (Fernández Partagás, 1957), cuya historicidad está determinada en primera instancia por las cuatrocientas vidas que el viejo buque se llevó al fondo del mar.

Diez años antes de que ocurriera este siniestro, se produjo un naufragio de características similares, también como resultado del embate de un ciclón tropical. El hecho ha sido olvidado, fundamentalmente por tratarse de un buque de carga y no de pasajeros como en el caso del "Valbanera", pero ha de decirse en justicia que en aquel desastre perecieron medio centenar de marinos cubanos y españoles, y que se trata probablemente del primer naufragio de consideración en el que se involucra un buque de bandera cubana. Este hecho se produjo a menos de 10 meses de haber concluido la "Segunda Intervención Norteamericana" en nuestra patria, el 28 de enero de 1909.

Desdichadamente, no se dispone de todos los elementos necesarios para conducir esta investigación a un resultado definitivo que permita saber toda la verdad sobre las circunstancias del naufragio; pero al menos es posible, tomando como base el análisis de las fuentes, efectuar un estudio racional sobre lo sucedido al infortunado navío.

El suceso está vinculado con el vapor "María Herrera", que hacía el servicio de cabotaje por la costa norte de Cuba y varios puertos de Santo Domingo y Puerto Rico. La empresa propietaria de la embarcación era la entonces bien conocida casa consignataria Sobrinos de Herrera, cuyo presidente era el armador y hombre de negocios Julio Blanco Herrera. Desde finales del siglo XIX esta compañía realizaba operaciones comerciales entre los puertos de la costa norte de Cuba; y entre Santiago de Cuba y Santo Domingo; y Ponce, Mayagüez, Aguadilla y San Juan, en Puerto Rico (Imberno, 1891).

Máquina avante, rumbo 092 WB01512_.gif (115 bytes)


Autoría del Boletín: faustino
Copyright © 1998 Sociedad Meteorológica de Cuba
Última modificación: August 04, 1999

Homepage Institute of Meteorology
Acerca de este Boletín
Contáctenos
Sociedad Meteorológica de Cuba